13.8.14

La experiencia ETC II: El viaje y la organización

El viaje a Novi Sad tuvo su aquél. El pasado jueves 7 tenía que salir a las 6.15 el primer vuelo de los dos que teníamos que tomar, Madrid-Roma. Digo tenía porque salió más de media hora tarde, muy posiblemente por la huelga de trabajadores de Alitalia.

Salió tarde, llegó aún más tarde, y para más inri los que recogen las maletas no iban al avión, como tampoco lo hacían los que tenían que llevar la escalerilla y la lanzadera para que pudiéramos salir del avión. Una vez nos liberaron del secuestro nos dijeron que el avión ya había salido (avión en el que estaba Yllanes en tierra y nos informaba de todo lo contrario)... Al menos nuestras minis estaban en el equipaje de mano, algo que no sucedió con otros compañeros de WH, de los que nos contaron que les extraviaron maletas con minis.

Al perder el enlace nos recolocaron, no sin mirar durante media hora, las plazas que había en el siguiente vuelo y nos pagaron la comida. Llegamos a Belgrado unas 3 horas más tarde de lo previsto, y gracias a Alitalia con el mango corredor de mi maleta reventado e inservible.

Por suerte eso sería lo peor del viaje (la vuelta fue como la seda con Air Serbia y Air France). De Belgrado a Novi Sad tardamos una hora y una vez allí manejarse por la ciudad era relativamente fácil y barato. Vivimos a base de taxis con precios casi de chiste. Aunque si hablamos de chiste debería mencionar algunos errores de la organización, especialmente con la comida. Según Yllanes habían subido el presupuesto para mejorarla. La cosa no pasaba de comida de rancho de campamento cutrillo. Comible, pero bastante mejorable, siendo sincero.

Novi Sad Fair, donde se celebró el ETC
El recinto donde se celebró, el Novi Sad Fair, viene a ser el típico recinto ferial con muchísimo espacio. Tanto como para albergar a casi 800 jugadores de las tres competiciones. Es un ejemplo de los contrastes de la ciudad, ya que mientras hay casas que mantienen cueste lo que cueste la herencia del pasado, otra parte lucha por renovarse y mostrarse interesante para el turista y el siglo XXI.

Una vez dentro todo era bastante sencillo. Tres áreas delimitadas para cada juego, un punto central para la organización y los cronómetros de tiempo, zonas con bares y a la entrada un pasillo con puestos en los que comprar desde un blister de FoW, camisetas del torneo, juegos de mesa o productos frikunos. En ese sentido la organización se lució bastante más que con la manutención.

Vista general de parte del ETC
Respecto a las mesas, y gracias al aporte de varios países, quedaron unas mesas bastante jugables y bien cargadas de escenografía. Era uno de nuestros mayores temores viendo las primeras imágenes que la organización publicaba en su perfil de Facebook pero lo cambiaron para bien. En contrapunto hay que decir que no aprovecharon bien todos los medios que tenían, provocando algún lío con las mesas, sin colgar en la web (a día de hoy aún no lo han hecho) nada relativo al torneo... Tenías que tener Facebook o si no no te entarabas de qué iba la película. Y ya que lo tenían todo informatizado, no habría venido mal una tabla final con los resultados colgada en la web, más allá de una foto cutronguilla y fotos de las hojas recortadas con los emparejamientos. Pequeños detalles que afean algo que estuvo muy bien. Como dijimos en su momento... ¡¡Remember Hammermig!! ;)

En el global, le daría un 7 en el global, esforzado pero aún mejorable