13.8.15

ETC 2015, parte II. Del equipo y los rivales

A esta edición acudíamos con el grueso del equipo del año pasado. Nos manteníamos Jorge 'Vatsetis' como capitán, David Yllanes, Álvaro 'Raistd' y un servidor, a los que se sumaban Jonathan 'El Galgo' y Juanjo 'Cluso'. Pedro 'Nigakero' también acudió, pero como parte del equipo ONU 2 (mercenarios / voluntarios).

Pese a los torneos, clasificatorio y demás, Early es un periodo que todavía no lo tenemos del todo trillado, y a eso hay que sumar que no todos teníamos una gran experiencia con nuestras listas. Yllanes y Raistd si están más acostumbrados a jugar con listas similares, pero yo llevaba la tira sin tocar una Gepanzerte (en Early Panzerschützen), siendo además por todo el mundo reconocido que no son listas fáciles de jugar. Igual con Vatsetis, quien apenas había probado su lista, si bien tiene el culo 'pelao' de jugar con rusos, y el Galgo también había jugado con muchas Panzers en Mid y Late, pero no tenía una dilatada experiencia con los carros checos.

Y, que recuerde, hasta que no llegó el último cambio de listas, Juanjo nunca se había acercado a una compañía de carros fineses (sí a la infantería)... aunque claro, aquí da un poco igual. Como si le diéramos hordas de ingenieros soviéticos conscript y desarmados, ¡seguro que se apañaba para ganar varias partidas!

Así que la configuración final de las listas fue la siguiente (si pincháis sobre los nombres podéis consultar cada lista):

Infanterías: Yllanes con italianos, Raistd con británicos
Mecanizadas: Vatsetis con soviets, Tío Sam con alemanes
Acorazadas: Cluso con fineses, el Galgo con alemanes

Pese a la experiencia o inexperiencia, lo importante fue que al final cada uno se veía cómodo con sus listas, casi todas con aviación, que a más de uno le sorprendió. Algunos se pensaban que teníamos preparada alguna jugada magistral, y ¡nada más lejos de la realidad! Lo que sucede es que por desuso o desconfianza muchos pasan a creer que es inútil, y no lo es.

Todo ello creo que se reflejó en que al final del torneo nos mantuvimos casi en los mismos números del año pasado, con listas mucho más conocidas. Tras 36 partidas hicimos 18 grandes puntos (es decir, victorias), y 125 puntos menores (es decir, PV de FoW), mientras que el año pasado hicimos 19 de los grandes y 129 de los menores.

El año pasado nos sirvió para ser quintos, pero este año hemos quedado 13ºs. Repasando la tabla a la derecha, se puede ver la tremendísima igualdad que hubo desde el tercero hasta nosotros, que cerramos el pelotón de cabeza. Apenas dos victorias más nos habrían aupado si no al podio a rozarlo, pero en esa situación estábamos 10 equipos, ¡nada menos!

Y los pudimos haber conseguido. Tuvimos algunas partidas con enfrentamientos que nos eran claramente favorables, pero al final esto es un juego y no siempre depende todo de la estrategia, sino de tener la suerte de cara, en contra, o que simplemente se porte bien. Por rondas, nuestros resultados fueron:

- 1ª ronda: Dust Up contra Polonia, 1 victoria, 1 empate, 4 derrotas.
- 2ª ronda: Fighting Withdrawal contra Suiza, 3 victorias, 3 derrotas.
- 3ª ronda: No retreat contra Suráfrica, 3 victorias, 3 derrotas
- 4ª ronda: Breakthrough contra República Checa, 6 victorias, 0 derrotas
- 5ª ronda: Counterattack contra Austria, 2 victorias, 4 derrotas *.
- 6ª ronda: Free for all contra Dinamarca, 3 victorias, 3 derrotas.

* Jugada con menos tiempo como explico más adelante.

En general, acabamos satisfechos con el resultado como equipo. Está claro que cada uno cree que podría haber jugado mejor tal o cual partida, que podría haber ganado alguna más, pero hemos demostrado ser un equipo peleón incluso contra una super potencia como Polonia, con la que bien podríamos haber quedado con 2 victorias, 1 empate y 3 derrotas, pero las partidas son como son.

De izquierda a derecha: un servidor, Yllanes, El Galgo, Raistd, Vatsetis y Cluso
Y aquí aprovecho para hablar de los equipos y su actitud en persona y en la mesa. Con Suiza, Suráfrica, República Checa, Austria y Dinamarca tuvimos grandísimas partidas, que salvo una trampilla absurda que al final no tuvo consecuencias por parte de un jugador checo, el resto fue como la seda. Las partidas fueron tensas, puesto que hay mucho en juego, pero no por ello menos caballerosas. El ambiente en general es excelente, y son mayoría los que recordamos que esto es un hobby, un entretenimiento, no una cuestión de vida o muerte o algo por lo que granjearse estúpidamente la enemistad de una comunidad.

Foto de amistad post partidas con Suráfrica
Hay que decir, por ejemplo, que la partida contra Austria, para la quinta ronda, estaba prevista que se iniciara el domingo a las 10:00 horas. Pero en la reunión de capitanes de la noche anterior a la que no acudimos se acordó adelantarla a las 9:00, sin comunicación alguna ni por correo, teléfono o anuncio en la web del torneo, donde casi se anuncia hasta el tiempo que hará. Por tanto llegamos tarde, pero los austriacos, lejos de cerrarse en banda y pretender ganar 'en los despachos', aceptaron con el mayor fair play jugar pese a todo. Al final se acordó con entre la organización y los capitanes darnos un margen de media hora extra para evitar que se pasaran las dos horas sin jugarse los 6 turnos. Y si no se llegaba a ese turno, aceptamos que la victoria se le daría al jugador austriaco, pero fue algo que en ninguna partida llegó a suceder. Y nos ganaron en buena lid, sin retrasar partidas ni nada por el estilo. Esa actitud honra al jugador, al equipo y al juego.

Cluso, en su partida contra el capitán de los polacos
Polonia, sin embargo, es otra cosa. Hay que decir por adelantado que de las seis partidas, en cuatro no hubo, que recuerde, mayor problema que un "yo creo que esto es así" y "pues yo creo que no". Pero en las otras dos sí que lo hubo. Feo fue lo que le pasó a Cluso, que jugaba contra la Tankovy del capitán, quien se estuvo no menos de 5 minutos discutiendo con Vatsetis sobre la escenografía de cada mesa, y se decidió por tirada de dado que cada colina fuera difícil, lo que obliga a reducir la marcha y tirar para atascarse. Algo que curiosamente él olvidó durante toda la partida, llevando una Tankovy. Como, pese a la trampa, perdió, la cosa no fue a mayores.

Peor fue lo que le pasó al Galgo. Le emparejamos contra una infantería japonesa, y en el Dust Up no vale el Always Attack. Pero si el japonés gana la tirada, puede atacar de noche. Que fue lo que pasó. Y movió al doble durante los dos primeros turnos todo su ejército desde su zona de despliegue hasta la de la zona de reservas del Galgo, y situó sus unidades de tal forma que según su interpretación estaba obligado a meter sus reservas por un pasillo de la muerte lleno de armas AT, tanques y Nikihakus.

El Galgo, antes de que le hicieran la segunda mayor jugarreta del torneo
Si quería mover, tenía que ser por ahí. Si quería asaltar, se comía todo el fuego defensivo de las piezas y los tanques. Nosotros entendíamos, entendemos, entenderemos y por eso hemos escrito a Phil en Battlefront para que estudie lo sucedido, que eso va totalmente en contra del espíritu de las reglas, que dicen que no se pueden bloquear, y que si se bloquean deben empujarse a los que las bloquean para facilitar su acceso. El árbitro dijo que no, que la jugada era legal y que verdes las han 'segao'. Nadie más de todo el torneo al que le contamos la jugada lo entendió así, y alucinaban con la jugarreta.

Claro que el karma es un poquito cabrón, y cuando menos te lo esperas puede devolvértela. Y esta vez no hubo que esperar mucho. Resulta que los polacos, en su esfuerzo de estirar al límite el reglamento, convencieron a un jugador danés de que su lista Always Defend no lo era en misiones móviles, como el Counterattack. Se basaron en la redacción del libro Blitzkrieg, escrito en tiempos de la V2. Defendían que tenía que jugar una misión con la regla de batalla defensiva para defender, cosa que ya no es así pues se reescribió como posiciones preparadas. Y le hicieron atacar, palmando 5-2. Claro que con la misma redacción, el equipo polaco si utilizó a su favor otra regla escrita de la misma forma cuando les interesó, y eso es algo que han reconocido a posteriori en el foro.

Cuando empezó a conocerse tal cosa, se programó una reunión de urgencia con todos los capitanes de los equipos, y decidieron por unanimidad, con la abstención de los USA ya que podían haber conflicto de intereses, invirtiendo el resultado y dándole la partida por ganada 5-2 a los daneses como sanción. Sanción que, a la postre, ayudaría a que los polacos perdieran el torneo precisamente ante los USA. Y como ejemplo de deportividad, y lejos de querer reconocer su error, los polacos se negaron a subir al podio de los ganadores, reprochando a los americanos que no se merecían el triunfo. Lo que provocó no sólo que se les cogiera más tirria, como se puede ver en esta carta abierta del equipo francés, sino que en cuanto subieron los americanos todos los demás equipos, casi al unísono, gritáramos "¡USA, USA!". Un momento inolvidable para todos los que estuvimos allí. Que se lo canten entre los americanos les debe emocionar, pero que se lo canten los extranjeros debe hacerlo aún más.

Y no era para menos. Habían ganado antes a los polacos en el duelo directo y al final del torneo, sin trampas de por medio, habían sumado los mismos puntos grandes y más menores. Así que hay que felicitarlos, por su gran labor. Así como a los australianos, que se quedaron con la tercera plaza.

Podio final, con USA 1ºs, (Polonia) 2ºs y Australia 3ºs
Por último, pero no por ello menos importante, quiero recalcar y agradecer una vez más la ayuda que en todo momento nos han dado nuestros amigos de Quimera. Una ayuda que nos ha sido vital para poder acudir por segunda vez a este torneo, y de la que nunca podremos estar suficientemente agradecidos. Así se cuida y potencia este maravilloso hobby, ¡sí señor!